El gobierno no deja levantar vuelo a la industria exportadora de carne bovina para evitar una suba de precios que se da de todas formas

A mediados del año pasado dirigentes del Consorcio ABC y de la Federación del Personal de la Industria de la Carne comenzaron a reunirse con el entonces secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, para evaluar alternativas orientadas a mejorar la situación del sector frigorífico

Moreno prometió que, luego de las elecciones legislativas, aplicaría una reducción de los derechos de exportación vigentes sobre el sector (que en el caso de los cortes frescos bovinos es del 15% del valor FOB versus una retención neta para la carne aviar del 1,6%).

En noviembre comenzaron a subir los precios de la hacienda. Y Moreno –con su razonamiento estrictamente lineal– decidió que en ese escenario no era entonces conveniente promover las exportaciones de carne vacuna.

Pero los valores de la hacienda –con o sin ayudita a la exportación– siguieron subiendo de todas maneras (ver gráfico). Y se trasladaron a los consumidores.

El dato es que el Índice Rosgan Invernada, que en octubre fue de 11,51 $/kg, en noviembre subió a 13,65 $/kg para luego ubicarse en 14,09 $/kg en diciembre. Esos valores están indicando que los invernadores tradicionales y los feedlots están previendo un alza importante de la hacienda hacia mediados de este año (no es mala idea ir estoqueando el freezer con carne).

No es nada personal: simplemente una situación de demanda firme (los argentinos no podemos vivir sin comer carne bovina) en un contexto de oferta decreciente (por efecto de la desinversión sumada a problemas climáticos) que se presenta en un momento en el cual todos, pobres y ricos, buscan deshacerse lo más rápido posible de los pesos (producto de la inflación generada por una emisión masiva).

La posta dejada por Moreno fue tomada por el ministro de Agricultura, Carlos Casamiquela, quien esta semana comenzó a reunirse con representantes de los principales frigoríficos exportadores (por el momento sin resultado concreto alguno).

Argentina –una nación ultra necesitada de divisas– terminó el 2013 con una exportación estimada de cortes frescos bovinos del orden de 130.000 toneladas peso embarque (aún no se publicaron las cifras finales de cierre de año).

Uruguay –una nación con un territorio más pequeño que el de la provincia de Buenos Aires que, además, ya tiene las cifras finales de exportación– cerró el año 2013 con ventas de cortes frescos bovinos por 233.000 toneladas.
Valor Soja

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: