Las telefónicas pagaron por el 4G otros US$ 824 millones

Las telefónicas pagaron US$ 824 millones al Gobierno, por las frecuencias de telefonía celular de cuarta generación (4G), que les habían adjudicado hace dos semanas. Aún no se sabe si ese dinero se pagó en dólares-billete o en bonos con vencimiento en octubre (Boden 2015), que eran las dos opciones habilitadas por la Secretaría de Comunicaciones (Secom) cuando organizó la subasta. El 4 G tiene hasta ahora 100.000 abonados.

Según informó una fuente del organismo que reemplazó a la Secom (AFTIC), durante la última semana Movistar pagó US$ 218 millones, Personal, US$ 247 millones y Claro otros US$ 359 millones, por tres sub-bandas de frecuencias en 1700 y 2100 Megahertz (MHz); aunque esas empresas y el Gobierno no informaron sobre la metodología específica de estos desembolsos.

Telecom Personal remitió una nota de su apoderada Andrea Cerdán, que fue enviada el jueves pasado a la Comisión Nacional de Valores, donde informaba que “el pago se ha efectuado en las cuentas del Estado nacional”, de acuerdo a lo establecido en “el Pliego de Bases y Condiciones del Concurso y a la Circular Aclaratoria N°1”.
Los US$ 824 millones que pagaron los tres operadores celulares se suman a otros US$ 903 millones que desembolsaron las mismas empresas a fines del año pasado, cuando el Gobierno les adjudicó una parte de las frecuencias que habían ganado en la subasta de frecuencias de telefonía celular.

En la subasta no estaba previsto que se dividieran los lotes y se fijara arbitrariamente un precio, ya que no era lo que habían ofertado las empresas. Pero el Gobierno resolvió unilateralmente adjudicar “en cuotas” las frecuencias a esos tres operadores móviles.

“El Gobierno cambió las condiciones de la subasta sin ningún motivo”, dijo un especialista, que pidió mantener su anonimato. Y agregó: “Es como si licitaran un área petrolera y adjudicaran primero sólo la mitad, que eran las de 1700 y 2100 Megahertz; sin explicar por qué recién ahora entregaron las otras frecuencias, de 700 Megahertz”.

Además, tampoco estaba previsto que hubiera tanta demora en la asignación de las frecuencias 3G y 4G que ganó el único operador ingresante, Arlink, del grupo de Daniel Vila y José Luis Manzano.

De hecho, ayer venció el plazo previsto para que Arlink desembolse US$ 506 millones por las frecuencias 3G y 4G que le adjudicaron, pero según fuentes del mercado ese pago todavía no se habría concretado.

Esas frecuencias las había ganado el grupo Vila-Manzano en la subasta realizada el 31 de octubre pasado, pero el Gobierno demoró su adjudicación y recién se las asignó el 12 de junio, dándole “un plazo de 10 días hábiles” para pagar, según dijo la Secretaría de Comunicaciones en esa ocasión, plazo que venció ayer.

Fuentes del mercado informaron que Norberto Berner, presidente de la Autoridad Federal de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (AFTIC), también omitió informar que dos de las garantías que presentó Arlink en la subasta podrían ser falsas, ya que la empresa continuadora de MBA Lazard Banco de Inversiones, Banco VOII, habría informado que no tiene de cliente a Arlink ni suscribió una carta de intención de obtención de fondos, como había asegurado la empresa del grupo Vila-Manzano. Y, en el mismo sentido, también estaría “floja de papeles” la garantía de Magnus, que iba a conseguir financiamiento para Arlink por US$ 700 millones.

Ieco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: