La Argentina y Brasil le compran más gas a Bolivia

Según cifras de la estatal boliviana YPFB

Con la llegada de las bajas temperaturas, ingresó al país un mayor volumen de gas natural proveniente del Altiplano (17,6 millones de metros cúbicos diarios desde mayo), aunque su costo fue menor, debido a que la cotización del recurso está atada al valor internacional del petróleo.

En el marco de los contratos binacionales de provisión gasífera que Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) tiene firmados con Enarsa y Petrobras, en vísperas del inicio de la temporada invernal la Argentina y Brasilincrementaron sus importaciones del fluido extraído en Bolivia.
Según la petrolera boliviana, en el transcurso de mayo el mercado argentino demandó unos 17,6 millones de metros cúbicos (m³) por día, frente a los 17 millones que –en promedio– compró el año pasado durante ese mismo mes.
A decir de Cristian Inchauste, gerente general de YPFB Transporte, el país del Altiplano estaría en condiciones de añadir otros 3 millones de m³ diarios a ese volumen. “Contamos con un nivel de infraestructura suficiente para enviar sin dificultades hasta 20,7 millones de m³ por día. Y si sumamos la estación de compresión de Yacuiba-Campo Grande, nuestra capacidad trepa hasta los 30 millones”, puntualizó.
A su entender, la logística no representa un problema para Bolivia, sino que el “cuello de botella” se encuentra del lado argentino. “Por ahora, el sistema de Transportadora del Gas del Norte (TGN) posee un tope de 21 millones de m³ por día. No obstante, hay licitaciones en marcha para expandir esa capacidad de transporte próximamente”, indicó.
Brasil, por su parte, compró en mayo cerca de 32 millones de m³ diarios de gas natural boliviano; o sea, alrededor de 2 millones más en la comparación interanual. “Tampoco tendríamos inconvenientes a la hora de ampliar el suministro al mercado brasileño. Si se incluyera el combustible que somos capaces de inyectar a la termoeléctrica Mario Covas de Cuiabá, nuestros despachos a ese país podrían subir hasta los 34 millones de m³ por día”, detalló Inchauste.
Vale destacar que la nación gobernada por Evo Morales apenas requiere una sexta parte de los 60 millones de m³ que produce diariamente.

Ahorro millonario

A pesar de que, en términos de volumen, las importaciones argentinas de gas natural de origen boliviano se mantuvieron en ascenso, la caída en el precio internacional del barril de petróleo se tradujo en un ahorro significativo en lo que va del año. Sucede que el costo del fluido se encuentra en cierta proporción atado a una canasta de derivados del crudo.
En la actualidad, el gas importado se cotiza a unos u$s 7,8 por millón de unidades térmicas británicas (BTU, según sus siglas en inglés), muy por debajo de los casi u$s 11 que costaba el año pasado. Así, durante el primer cuatrimestre de 2015 el presupuesto gasífero fue de u$s 576 millones; es decir, casi un 27% inferior al del mismo lapso de 2014.
El ahorro en las importaciones energéticas entre enero y abril de 2014 también se dio en el rubro del gas natural licuado (LNG). De abonar u$s 1.130 millones por el combustible que llegó por barco a las terminales de Escobar y Bahía Blanca, Enarsa pasó a desembolsar un 52,7% menos esta temporada (u$s 534 millones). En este caso, la tendencia obedeció fundamentalmente a que las compras se redujeron casi a la mitad (totalizaron 1,18 millones de m³), pero también a que los buques metaneros pagaron u$s 7 por cada millón de BTU en lugar de los u$s 14 del año pasado.
En conjunto, las compras de energía durante el primer cuatrimestre de 2015 tuvieron un costo de u$s 1.579,5 millones, un 56,5% por debajo de los u$s 3.592,5 millones erogados hace un año.

Reservas de sobra

Mientras impulsa el desarrollo a gran escala del shale gas de Vaca Muerta, la Argentina sabe que podrá contar con el aporte gasífero de Bolivia durante la próxima década. Así se desprende de la última certificación de reservas llevada a cabo en el Altiplano.
Encargado por YPFB, el relevamiento estuvo a cargo de la empresa canadiense GLJ, la cual cuantificó en 10,45 de trillones de pies cúbicos (TCF, por sus siglas en inglés) el total de existencias gasíferas probadas dentro de la vecina nación. La cifra representa un incremento de 0,53 TCF en relación con los 9,92 TCF relevados por la agencia Ryder Scott a fines de 2009.
El anuncio fue hecho público por el presidente Evo Morales. “Tenemos garantizadas nuestras reservas de gas natural hasta 2025, tanto para el mercado interno como para los mercados de la exportación y la industrialización”, sostuvo el mandatario.
Según los viejos datos de Ryder Scott, Bolivia disponía de 209,81 millones de barriles de reservas probadas de petróleo (con 98,22 millones probables y 192,22 millones posibles) y de 9,92 TCF de existencias probadas de gas natural (con 3,71 TCF probables y 6,27 TCF posibles). El sondeo de GLJ, en tanto, certificó la presencia de 211,45 millones de barriles de reservas probadas de crudo (con 72,25 millones probables y 80,37 millones posibles) y 10,45 TCF de existencias probadas de gas (con 3,5 TCF probables y 4,15 TCF posibles).
Para completar el panorama, debe apuntarse que casi un 50% del territorio boliviano –unos 536.000 kilómetros cuadrados (km²)– tiene potencial hidrocarburífero. Y de ese porcentaje, sólo se ha explorado parcialmente entre un 35% y un 39%.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: