Fuerte baja en el nivel de faltantes en las góndolas

Después de pegar un fuerte salto el año pasado, el nivel de desabastecimiento en los supermercados volvió a su volumen habitual. La organización GS1 -que reúne a las grandes cadenas de supermercados y las empresas proveedoras del sistema de código de barras- dio a conocer su estudio sobre la provisión de mercadería en las góndolas, que dio como resultado un nivel de faltantes del 13,44%, lo que implica una mejora de casi seis puntos porcentuales frente 2014.

El índice de este año está en línea con los promedios de 2011, 2012 y 2013 y representa el nivel histórico de desabastecimiento en los supermercados argentinos. “Estamos volviendo a los niveles habituales de faltantes, lo que refuerza la idea de que el 19,47% de 2014 había sido un resultado extraordinario”, explicó Claudia Geniz, directora de GS1.

De acuerdo con el estudio, casi la mitad de los faltantes de mercadería se explica por los productos que fueron entregados en las bocas de los supermercados, pero que por razones operativas no fueron repuestos en las góndolas y quedaron en la trastienda del local.

“El nivel de faltantes actual se explica principalmente por temas operativos tanto de los proveedoras como de los supermercados y no se pude atribuir a factores más macro, como la inflación”, explicó Geniz.

Después de los problemas en la reposición del producto en las góndolas, las otras causas que explican los faltantes son que el supermercado no hizo los ajustes de inventario e inconvenientes en la entrega de los pedidos por parte de los centros de distribución.

El estudio fue realizado durante todo marzo y se relevaron 146 supermercados de siete cadenas diferentes en 16 ciudades. En total se relevaron más de 6000 productos en 292 visitas, y además se realizaron encuestas a consumidores en los locales.

Por regiones, los mayores problemas en el abastecimiento se registraron en el norte del país, y los supermercados de Salta y Tucumán son los que muestran los niveles más altos de faltantes, mientras que el rubro alimentos concentra casi la mitad de los problemas de entrega, cuando hasta el año pasado la categoría que lideraba era la de artículos para el cuidado del hogar.

Pese a la baja del último año, en GS1 reconocen que el sector todavía tiene mucho terreno para mejorar en sus procesos de suministro de productos. “El objetivo alcanzable para la industria local sería lograr un nivel de faltantes de un solo dígito, que sería un índice muy sano”, agregó Geniz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: