Numeros de Sancor

“El Consejo de Administración y la gerencia de la Cooperativa están desarrollando asociaciones estratégicas para sus negocios y evaluando la realización de ciertos activos, lo cual permitirá incrementar los resultados operativos a través de la combinación de generar mayores ingresos y menores costos de operación y financieros, y aumentar la generación de fondos, mejorando los resultados finales y la situación patrimonial para revertir el patrimonio cooperativo neto negativo”.

Tal afirmación –presente en el último balance presentado por SanCor ante la Comisión Nacional de Valores– expresa la voluntad de vender nuevos activos de la compañía para hacerse de efectivo (tal como ocurrió con la venta de la línea de leches infantiles a la filial local de Mead Johnson Nutrition Company).

Tampoco puede descartarse un proceso de venta –disfrazado de integración– como intentó realizar SanCor una década atrás con Adecoagro o bien como está llevando a cabo Mastellone Hnos con Arcor.

Al 31 de marzo pasado SanCor registraba un patrimonio neto negativo de 280,4 M/$ como producto de un crecimiento enorme del nivel de deuda dolarizada, la cual, por efecto de la devaluación instrumentada a fines de 2015, se expandió de manera considerable al medirla en pesos.

La mayor parte de la deuda dolarizada está conformada por créditos de prefinanciación de exportaciones, los cuales en marzo de este año sumaban 134,4 millones de dólares versus 98,9 M/u$s en el mismo mes de 2015.

El grueso de los créditos de prefinanciación de exportaciones se emplea para financiar colocaciones de leche en polvo entera en Venezuela en el marco de convenios anuales realizados con el gobierno bolivariano, los cuales se instrumentan a partir de una cláusula incorporada en el acuerdo firmado a fines de 2006 por SanCor con la entidad estatal Bandes (a través del cual el gobierno bolivariano concedió un préstamo de 80 M/u$s a la compañía que se cancela con envíos de leche en polvo programados hasta 2020).

El incremento de la deuda dolarizada es producto, en buena medida, de las dificultades para cobrar, en plazos razonables, los envíos realizados en Venezuela, los cuales en los últimos dos años constituyen una suerte de servicio público a la cadena láctea argentina al permitir reducir los sobrestocks de leche presentes en el mercado local (de hecho, cuando no estaba claro si SanCor renovaría el acuerdo en 2016, funcionarios argentinos llegaron a evaluar enviar leche en polvo como medio de pago de una deuda energética con Venezuela; finalmente, eso no se llevó a cabo cuando SanCor anunció la renovación del acuerdo).

El segundo componente de la deuda dolarizada son  30,2 millones de dólares de “valores descontados con recursos”. Es decir: valores de pago diferido de clientes externos descontados para hacerse de efectivo (esta operación, si bien constituye un ingreso, debe registrarse contablemente como pasivo ante la eventual posibilidad de que el emisor del cheque no cancele la deuda).

Pero el incremento de la deuda dolarizada –en un momento en el cual la prioridad, ante una devaluación, era reducir ese componente– no es el único factor que explica los malos números presentes en el último balance de SanCor.

Entre julio de 2015 y marzo de 2016 la empresa registró una pérdida de 1527 millones de pesos versus un resultado negativo de 367 M/$ en el mismo período del ejercicio anterior. El dato es que, en dicho período, SanCor incrementó el procesamiento de leche (de 1096 a 1139 millones de litros) gracias a la política de precios elevados pagados a sus remitentes (no menos de 3,0 $/litro a tamberos socios cuando la competencia liquidaba apenas 2,20-2,30 $/litro).

Eso provocó una mayor transferencia de recursos a los tamberos en una fase en la cual la demás empresas competidoras lograron importantes ahorros al aplicar descuentos abruptos de precios a sus remitentes. Tal política, si bien no tiene lógica económica, puede comprenderse en el marco del mandato cooperativo.

Los gastos de fabricación fueron de 3252 millones de pesos entre julio de 2015 y marzo de 2016 versus 2393 M/$ en el mismo período del ejercicio anterior de la mano de un incremento del 42% en el costo de mano de obra industrial (que en el período sumó 1326 M/$ para representar un 40% del gasto total de fabricación y un 25% de los costos totales del período).

El secretario de Lechería de Santa Fe, Pedro Morini, dijo ayer en declaraciones a La Nación que“en el mundo hay empresas que procesan 2000 litros por empleado y SanCor, con 4700 empleados, está en los 800 litros por empleado”. Este es un mensaje directo a los dirigentes de Atilra, el gremio de los trabajadores lácteos, quienes suelen bloquear la actividad fabril ante eventuales posibles despidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: